CX-5 de Mazda tendrá una segunda versión

CX-5 de Mazda tendrá una segunda versión

Mazda anunció la segunda generación del CX-5 un modelo que no estrenaba desde el 2012 y que puede sorprender por el concepto.
La idea en la que se fija este modelo es en la filosofía de diseño Kodo, que en otras palabras significa alma en movimiento.

Este concepto, que hoy resulta familiar, consiste en diseñar vehículos que transmitan dinamismo hasta estando parados.
Con esa perspectiva, la nueva generación sigue fiel al concepto original, pero ahora es más elegante y presenta unas líneas más estilizadas.
Además de las incorporaciones estéticas, el nuevo Mazda reúne nuevas novedades mecánicas que lo hacen destacar de entre otros autos de su misma gama.
El chasis ha ganado un 15% en rigidez torsional, lo que se traduce en una respuesta más rápida a los movimientos del volante, y se han mejorado los sistemas de suspensión, dirección y frenado.
Si el anterior CX-5 ya obtenía una buena nota en el apartado dinámico, la nueva generación le supera con creces.
A ello contribuye también el uso de la tecnología G-Vectoring Control, que modifica la cantidad de par que recibe cada rueda al trazar una curva, en función del ángulo de volante y de la posición del acelerador, en beneficio del agarre y la precisión de guiado del vehículo.
Un comportamiento dinámico excelente, ensalzado por un nivel de confort y silencio de marcha encomiables, cuyo único ‘pero’ radica, quizás, en un tacto demasiado artificial de la dirección.
En lo que a propulsores se refiere, Mazda ha sido un elemento discordante frente a su competencia.

Mazda incorpora dos motores muy atractivos para el modelo CX-5

Cuando casi todos los fabricantes se han lanzado a reducir cilindradas, recurriendo simultáneamente al empleo de la sobrealimentación, para reducir el nivel de emisiones, esta marca japonesa ha demostrado, con su tecnología Skyactiv, que hay otras opciones.
Así, en gasolina ofrece dos motores, uno dos litros de 165 CV y el otro de 2,5 litros de 194 CV, este último con sistema de desconexión selectiva de cilindros.
Sus consumos en ciclo combinado son de 6,4 y 7,1 l/100 km respectivamente. En diésel, solo habrá una alternativa, el motor 2.2 Skyactiv-D, disponible en dos niveles de potencia, 150 y 175 CX, con unos consumos combinados de 5 y 5,4 l/100 km.


Conoce más del sector automotriz

Angel Mieres habla sobre los autos preferidos de los deportistas
Francisco Mieres Fernandez hizo una galería del Lincoln

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *